Robert Pattinson inunda Barcelona

3 Abr

RoberRobert Pattinson y Resse Whiterspoont Thomas Pattinson, actor de 25 años conocido mundialmente por su papel de Edward Cullen en la Saga Crepúsculo, visitaba Barcelona con motivo del pre-estreno de su última película, Agua para Elefantes, adaptación del best seller del mismo nombre escrito por la autora Sara Gruen en el que encarna a Jacob Jacowski. Su partenaire en la película Reese Whiterspoon, ganadora de un Oscar, también visitaba la ciudad condal con motivo del pre-estreno. En esta cita, además, les acompañaban Cristoph Waltz, co-protagonista del filme y el director,Francis Lawrence.

Mabel se había levantado nerviosa aquella mañana del primero de mayo con motivo de éste acontecimiento, tras debatirse entre diferentes modelos que ponerse, puso rumbo al cine Comedia de Barcelona donde en unas pocas horas tendría delante al que ella consideraba “el mejor actor de todos los tiempos”. Pocos minutos después de las cinco de la tarde Mabel ya se encontraba en el cruce del Paseo de Gracia con la Gran Vía barcelonesa pero no estaba sola. En esta céntrica esquina ya se encontraban decenas de seguidores de los actores, aunque la gran mayoría, tal y como ellos mismos confirmaban, venían a ver a Robert Pattinson. Incluso había gente que aseguraba haber pasado la noche allí. “Hemos dormido en la puerta del cine para hoy tener un buen sitio y conseguir un autógrafo o una foto de Rob” aseguraba Julio. Y es que no todo el mundo podría acceder a la sala, donde estaba previsto que se proyectará el filme.

A falta de una hora para que Robert Pattinson hiciera su aparición en la red carpet de Paseo de Gracia se tuvo que recurrir a la presencia de la Guardia Urbana porque la zona ya era totalmente intransitable por la multitud allí reunida. La gran mayoría de personas allí concentradas aseguraban que la organización debería haber tenido en cuenta que un actor como Robert Pattinson mueve masas. Pero estas críticas no sólo llegaban por parte de los seguidores si no también de los medios de comunicación que empezaban a llegar al acontecimiento para cubrirlo. No pudieron entrar en la alfombra roja hasta pocos minutos antes de la llegada de los actores, por lo que el descontrol que se vivió era totalmente comprensible.

La locura se desató cuando sobre las 20:20 horas un coche negro con los cristales tintados paraba en el lateral de la Gran Vía y de él descendía un Robert Pattinson radiante con traje gris y gafas de sol. Los centenares de seguidores allí reunidos no paraban de gritar tratando de llamar la atención del actor británico. Pero no sólo eran los seguidores los que gritaban, los medios de comunicación, que no habían tenido tiempo a situarse correctamente, también vociferaban al interprete con tal de conseguir una buena instantánea. Mabel, sin embargo, se debía conformar con ver estas imágenes a través de la gran pantalla del cine Comedia, ya que al haber accedido a la sala para la proyección de la película, se perdía el paseo del actor por la alfombra roja. Julio, el chico que había dormido allí por la noche, pudo disfrutar de ese momento y como él, decenas de fans tuvieron la suerte de poder ver de cerca, tocar e incluso conseguir la ansiada foto con el actor del momento. Pattinson también tuvo tiempo de contestar a varios medios allí reunidos para después colocarse con los actores co-protagonistas en el photocall, donde los siguieron bombardeando con miles de flashes.

Finalizado el photocall los actores accedieron al recinto del cine Comedia dando paso a la locura en el interior del cine. La gente allí congregada, unas 300 personas aproximadamente, comenzó a gritar esperando la aparición de los actores a los que llevaban horas esperando. Pero su disfrute apenas duró cinco minutos. Un locutor de los 40 Principales los fue presentando por orden de aparición. El primero en acceder a la sala fue Robert Pattinson, seguido del resto del elenco. El locutor le dio el micrófono al director del filme, Francis Lawrence, que agradeció al público allí presente la bienvenida, deseó que disfrutaran de la película y dio las gracias en español. El locutor recuperó el micrófono para agradecer a los actores y al director que presentaran en adelanto la película en España y cuando estaban a punto de irse, el público empezó a abuchear y a gritar pidiendo la participación de Robert Pattinson. Él, tímido, cogió el micrófono y dijo entre risas: “No sé qué decir”, para más tarde dar las gracias y expresar su deseo de que la película tuviera una buena acogida.

En cinco minutos la ocasión de Mabel de ver a su ídolo se había esfumado. Como ella misma señaló una vez finalizó la proyección de la película: “Me siento estafada, engañada…si lo hubiera sabido me hubiera quedado fuera y por lo menos, hubiera disfrutado algo más”. Esta misma sensación es la que compartían las casi 300 personas que estaban dentro del cine Comedia que a pesar de haber disfrutado de una “muy buena película” se iban a su casa con un mal sabor de boca. Sin embargo, la esperanza no estaba perdida. Al día siguiente tenía lugar la rueda de prensa para presentar la película en el Circo Raluy de Barcelona y allí se dirigirían muchas de las fans que salían del cine pasadas las once de la noche. No perdían la esperanza. Definitivamente, Robert Pattinson inundó con su Agua para Elefantes Barcelona. Definitivamente, levanta pasiones allí donde va.

Más información:

Agua para Elefantes y Sara Gruen

Crítica de la película

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: